PREFECTURA BRINDO UN IMPORTANTE DISPOSITIVO DE SEGURIDAD PARA PROTEGER A LOS PESCADORES

Spread the love

Con la presencia de 1153 embarcaciones y más de 3000 competidores a bordo, Prefectura  realizó la largada de las embarcaciones participantes del Concurso Deportivo de Pesca del Surubí Embarcado-Nocturno, actividad sobresaliente de la “43º FIESTA NACIONAL DEL SURUBÍ”.

Prefectura Goya brindo un amplio operativo de prevención y seguridad, que contó con más de 500 hombres  y de medios fluviales como el guardacostas GC-74 “Rio Quequén”, “GC 166”, cuatro semirrígidos, cinco lanchas, seis motos de aguas, nadadores de rescates, además de 40 embarcaciones de la organización, dos autobombas de los Bomberos Voluntarios, ambulancias públicas y privadas, médicos y enfermeros.

Las embarcaciones salieron de los parques cerrados y pasaron por el Riacho Goya durante más de 40 minutos en busca de los distintos lugares de pesca, produciendo gran oleaje y accidentes que fueron rápidamente socorridos por personal de la Institución.

En la zona denominada Curva del Regimiento, los tripulantes de la embarcación “Guadalupe” cayeron al agua y su barco se hundió. Inmediatamente personal de la Delegación de Inteligencia Criminal que se encontraban a bordo de una embarcación no identificable lograron rescatar a los tripulantes, y trasladarlos al muelle de la Prefectura Goya, y luego al Hospital Zonal “Dr. Camilo Muniagurria”.

Al mismo tiempo a la altura progresiva del km 981 M/I R.P. la embarcación “Maximo Uriel” realizó una maniobra peligrosa donde tres tripulantes cayeron al agua, quedando la embarcación a la deriva con el motor en marcha y acelerado, colisionando a la embarcación deportiva “Don Zaja” cayendo de igual manera las personas a bordo al agua, siendo asistidos rápidamente por Personal de la Prefectura Esquina que no solo logró rescatar a la tripulación, sino que además en un acto de gran valentía pudo controlar la embarcación que navegaba a la deriva y así evito accidentes mayores.

Cabe destacar que durante el operativo de seguridad se desarrolló un amplio control de embarcaciones y alcoholemia tanto en bajadas náuticas, como en la zona de parques cerrados, labrándose actas de comprobación a todas aquellas embarcaciones que no cumplían los requisitos y no dejando bajar a todas aquellas que ponían en riesgo la vida propia y de terceros, como así también la seguridad de la navegación.