Valdés insistió: “Debemos ser Pro Vida” y pidió “una mejor distribución de la riqueza”

Spread the love

Finalizada la tradicional procesión, el Gobernador asistió a la solemne misa presidida por monseñor Andrés Stanovnik. En consonancia con la prédica del arzobispo, el mandatario dejó en claro la necesidad de defender la vida, honrar la palabra y hacer un llamado a la reflexión sobre el debate que se viene dando en el país. 

Tras la misa y homilía ofrecida por el arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, en el marco de la celebración de la Santísima Cruz de los Milagros, el gobernador Gustavo Valdés dialogó con los medios y resaltó: “Nos conminan a defender la vida y a no desviarnos del camino cristiano  y fundamentalmente como correntinos a honrar la palabra y llamarnos a la reflexión en este debate que se da hoy en la Argentina”, en clara alusión a la posición tomada respecto a la despenalización del aborto.
Luego, al ser consultado por los índices de pobreza del país que se difundieron recientemente, el mandatario  respondió: “Una de las principales preocupaciones que tenemos es que haya una mejor distribución de la riqueza y para eso hay que generar trabajo y desarrollo”.
“Si no tenemos desarrollo no podemos distribuir algo que no poseemos y por eso  tratar de lograrlo es uno de los principales pilares de nuestro gobierno”, agregó.
A la vez que remarcó que no “debemos nunca  dejar de velar por aquellos que están necesitando un plato de comida, debemos tener mayor fortaleza en nuestra educación, en la nutrición de nuestros jóvenes y ese es el camino que vamos a recorrer en estos cuatro años”.
Otro de los temas que abordó Valdés estuvo referido al valor de las tarifas energéticas. En ese sentido dijo: “Es una cuestión que tiene que ver con la Nación. En la electricidad no somos nosotros los que fijamos el valor de la energía” y agregó que se trata de una discusión que se viene dando “muy fuerte desde hace meses, que comenzó cuando en esta Argentina que se acostumbró a regalar la energía eléctrica o el agua potable quiso readecuar los costos. Y esa actualización generó algunos inconvenientes que no podemos desconocer”.
Para Valdés dicha cuestión amerita una discusión que debe ser “honesta y no demagógica de cuánto vale la energía, porque sino tenemos un país que pierde 10 mil millones en energía por año”.